domingo, 3 de agosto de 2008

MEMORIAS MONOGRAFICAS DE IPAPURE



El valle de piedras, la patria de los vientos, cuna de la libertad binacional del wayuu, el terruño amado... ¡la provincia de los sueños de nuestros abuelos!
Ipapüle o Ipapure es un Hermoso y amplio territorio ancestral indígena, de gran tradición histórica entre el pueblo wayuu.
Ubicación: Se encuentra ubicado en territorio de la gran nación wayuu, en los limites de la República de Colombia, Departamento de la Guajira, Municipio de Maicao, Al este del municipio de Uribia, Al extremo Noreste de la ciudad de Maicao, en la frontera con la República Bolivariana de Venezuela. Ipapüle Es jurisdicción del Municipio de Maicao, Ipapüle o Ipapure es el punto más extremo del municipio de Maicao, en la actualidad es el punto electoral más distante del casco urbano. “Este corregimiento se localiza en la Alta Guajira, y tiene su figuración en el año 1931 cuando la comisión de fronteras del ministerio de guerra, lo propone como capital de la comisaria especial de la Guajira, con el propósito de hacer presencia y ejercer la soberanía nacional en la frontera con el hermano país”. (Pág. 87, Maicao mi pueblo querido, Luis Guillermo Burgos).

Fundación: Históricamente, el área tradicional de la etnia Wayuu ha sido la Península de la Guajira, donde cada clan o grupo familiar posee su propio territorio. El territorio de un clan esta garantizado por la existencia del cementerio familiar por línea materna, y esto determina que los sepulcros de nuestro clan y linaje son nuestra escritura de propiedad territorial. Desde Tiempos remotos, Ipapüle ha guardado con dedicación a sus hijos, dándole vida y beneficio hasta hoy, conservando intacta en la memoria de la historia wayuu, testimonios vitales de la primitiva existencia de nuestro anciano IPAPULE.

Clima: Ipapüle es una Región con un clima propio de los áridos desiertos Aunque la mayoría de los días del año se tienen temperaturas entre 39º y 40º, Ipapure continuamente es refrescado por los agradables vientos elíseos del nordeste, los cuales nos visitan con altas velocidades.
Identidad fronteriza: El honorable pueblo wayuu es un grupo binacional por excelencia. La frontera como límite físico o Confín de un estado es una filosofía impuesta por alijunas, decisión que un día cualquiera nuestros ancianos, no comprendieron, incluso durmieron para siempre sin comprenderlo. El ancestral territorio Ipapüle ha sido dividido entre la República de Colombia Y la República de Venezuela, fraccionando su identidad, ya no seria solo wayuu, ahora seria wayuu colombiano o wayuu venezolano. Hasta hoy no se ha podido dividir el pensamiento de los Ipapüleje’ewalii, (los de IPAPURE), La ubicación geográfica de IPAPURE es estratégica para tener una vital relación entre Colombia y Venezuela, nuestra identidad y nuestro pensamiento binacionalista nos permite mantener un permanente contacto e intercambio Con VENEZUELA, los wayuu somos ejemplo de paz y armonía ante el mundo, respetando el pacto de perpetua alianza de nuestros abuelos con su territorio.

Simbolo Territorial: Nuestro símbolo en Ipapure es un cerro, o una elevación (de 80 o 90 metros sobre el nivel del mar) llamado Ipapüle, traducido al español es lugar de piedras.No es rico en frondosa vegetación, pero si en hermosas piedras. El presenta un diseño que lo traza en un delineado distinto al de los demás cerros del territorio, y, queda de tal forma que da la impresión de poseer tres pisos. En su parte posterior presenta una unión con yawaasiro’u el cual se desprende de Ipapüle, dando desde lejos la impresión de ser dos distintas elevaciones,siendo realmente uno. El clan, por descendencia generacional es heredad wayuu mediante la línea matrilineal. Esta estirpe como componente tradicional de su grupo obtiene de sus miembros la línea de afinidad que permite que todos los miembros se identifiquen como sucesores de una misma raíz genealógica, heredada por línea femenina. Los clanes Wayuu se encuentran asociados a un territorio especifico dentro del territorio étnico el cual se designa como Woümainpa´a, (nuestro territorio), Por tradición histórica el territorio Ipapüle es provincia del clan JUUSAYUU Ipapüleje’ewalii. (Los de IPAPURE).
Origen de su Nombre: El término IPAPÜLE es en lengua wayuunaiki, idioma de los wayuu y traduce “lugar de piedras”. Este nombre es tomado de la nominación en Wayuunaiki del cerro Ipapüle, Lugar de Piedras, el cual desde hace miles de años fue llamado así por sus antiguos habitantes, ya que, en su extremo noreste se encuentra una formación rocosa llamativa que da la impresión de haber sido organizadas caprichosamente, o como dice el wayuu akumajuushi. Teniendo en cuenta que el wayuu, llama los lugares por un símbolo representativo especial para usarlo como referencia y dar identidad. La comunidad asentada en los alrededores a este cerro recibe nacionalidad del mismo, y sus habitantes son llamados Ipapüleje’ewalii, naturales del cerro "lugar de piedras". El Alijuna en lengua castellana para referirse a IPAPÜLE dice IPAPURE.

Características: Este territorio se encuentra rodeado de pequeños cerros como; Warüle, Putcherüi, woluotpana yaichein, Jurülapu, Masiaset, los cuales presentan un diseño especial en su ubicación, bordeando el territorio en la parte noreste rodeando así a Ipapüle, sirviendo como muros y limites del territorio. Estos, son cerros áridos y ninguno tiene vegetación exuberante, son de suelos agrestes y especialmente el vocablo Masiaset, traduce “el que no tiene agua” indicando así su condición, otros como Jurülapu tienen apariencia de ser una sola piedra desde su falda hasta su cima, ya que, no se notan las divisiones entre las mismas.
Este territorio étnico se encuentra enmarcado por dos arroyos, uno ubicado hacia el este del poblado, de gran dimensión; este divide el territorio en dos, separando lo cerros de Jurülapu y masiaset de los demás cerros. Los arroyos difieren entre si por su profundidad y causes, el del lado Este cuenta con surcos mas profundos y concentrados hacia el cause principal, en este encontramos pequeños reservorios hídricos como; Palaama’ana (lugar Salado), Molokoonosira (risa de los Morrocones), Iiruwaain (corazón de aceitunas), kotolerama’ana (lugar del gallo), ko’oishima’ana (lugar de las avispas), etkima’ana (donde la cabeza del perro,).
Los pozos y cisternas que abastecen de agua a IPAPÜLE y a sus comunidades en tiempos de verano se encuentran en esta zona a la que llamamos Wülopükat. El lado Oeste es mas desplayado y sus surcos son mas llanos, así mismo la vegetación entre ellos es diferente; mientras al Este es frondosa, con árboles altos, algunas plantas frutales, en su mayoría de bayas y con un amplio margen de producción, al Oeste es pobre y menos frondosa, compuesta básicamente por plantas de baja estatura, espinosas, y en general son trupíllales, dividivi, etc. En cuanto a lo hídrico en este arroyo encontramos un jagüey llamado Reütama´ana, (hereda su nombre de un antiguo jabón que usaban para el baño en ese lugar).
Entre estos cerros y los arroyos encontramos un valle de medianas proporciones donde se encuentran las viviendas, este es un suelo arenoso de poca vegetación básicamente compuesta por plantas espinosas y cactáceas los cuales son mayoritariamente tunas y pocas concentraciones de cardones.(Exactamente, en el epicentro de este valle han habitado por años, los miembros del clan que tradicionalmente han administrado los procesos del territorio IPAPÜLE).
Por ser un territorio ubicado en la Alta Guajira es de un suelo semidesértico y los veranos son prolongados, pero, en comparación con lugares que se encuentran mas hacia el este, es mucho mas fresco, su vegetación es mayoritariamente de plantas espinosas (trupíllos, guamacho, tooloichi, etc.) cactáceos (Tunas, Cardones, Pichigüelos, etc.), plantas de hojas pequeñas y de baja altura. Por otro lado encontramos que el suelo es variado, en algunos lugares como Malairo’u, Yotojolooin, y los lugares inmediatamente cercanos a los cerros son de un suelo pedregoso, mientras que en otros es arenoso.
Población: Su población es totalmente indígena wayuu, miembros de los grupos claníles: Juusayuu, Epieyuu, Uliana, Iipuana, Jayaliyuu, Pushaina, quienes guardan entre todos lazos de filialidad, ratificando así que las rancherías de pueblo wayuu se conforman de diferentes núcleos familiares, miembros de una misma descendencia familiar.De los mismos solo unos pocos son bilingües, wayuunaiki – español, estos han aprendido una segunda lengua como resultado de la interacción con visitantes alijunas, característica principal de IPAPÜLE, ya que es reconocida desde tiempos antiguos como hospitalaria y amiga de muchos alijunas. Solo unos pocos miembros de Ipapüle han podido culminar sus estudios por lo que debieron salir del territorio y hoy algunos de esos wayuu estudiados se encuentra fuera de la misma, ellos representan una población mínima entre el 1% y el 2%., otros regresaron y permanecen hasta hoy.
La población adulta o anciana es minoritaria en comparación con la juventud, pero, su presencia es de gran reconocimiento e importancia y ello hace que aun se conserven oficios propios del wayuu, como la caza de conejos, el pastoreo, la manufactura de instrumentos musicales y artesanías para la indumentaria como mochilas y si’ira (Vestimenta del hombre) al igual que chinchorros.
Prácticas culturales: Se conservan prácticas culturales como la importancia de los sueños, los ritos mortuorios, El respeto a nuestros Muertos, la ceremonia del Encierro a la doncella, las formas de casamiento, las leyes, uso de la medicina tradicional, uso de los cantos tradicionales, Uso del vestuario típico de la mujer wayuu; mantas, sombreros, collares, pañoletas, maquillaje etc.Existen muchos Ipapüleje’ewalii poseedores de conocimiento sobre etnociencias, naturales y su entorno. El uso del idioma materno el Wayuunaiki, se mantiene en un 100%.

Labores en el territorio: Formas de producción económica mantienen Hombres y mujeres que trabajan en el Pastoreo de sus chivos, ovejos, vacas, ya que es muestra del poder económico, político y social de las familias en el pueblo wayuu. Los hombres trabajan en ordeñar los animales, preparar queso, trabajan la elaboración de cotizas (calzado wayuu), limpiando caminos tradicionales, llevando los animales a beber agua al pozo caños, arroyos, amansando burros y caballos, o participando en la caza de conejos, armadillos, zainos. Las laboriosas manos de la hermosa mujer trabajan en la preparación de comidas típicas, labores propias del hogar, tejidos de mochilas tejido de hermosos chinchorros con múltiples coloridos y en el cuidado y la educación de los niños. Antes del invierno todos los grupos familiares preparan sus huertas y en invierno se activan las áreas de cultivo, se siembra, maiz, frijol, ahuyama, melón, patilla, millo, aceitunas. Todos trabajan en la recolección de la cosecha. Los niños son inmensamente felices en el anciano bosque, recolectando frutos silvestres y bañándose en los arroyos.

Lugares sagrados: Existen en Ipapüle al igual que en toda la nación wayuu escenarios históricos que dan vida a los eventos sagrados de esta raza, los cuales consideramos necesarios en un pueblo ágrafo por tradición, para garantizar y desarrollar nuestras formas específicas de vida, ante todo como testimonio de pervivencia y defensa territorial. El principal lugar sagrado de los Ipapüleje’ewalii son los cementerios familiares, entre más antiguo mayor respeto exige: Entre los osarios mas antiguos tenemos la cima del cerro Warüle donde reposan los restos de los primeros Juusayuu. En la loma de Ekiikat en paz descansan los guerreros que le dieron libertad territorial a su clan. También tenemos a Mmakiapü, donde las jula’a o los cofres típicos que el pueblo wayuu usa para los difuntos, adornan los suelos de una extensa porción de este territorio.
Reütama’ana, es un antiguo arroyuelo donde las hermosas doncellas de Ipapüle solo pueden ir antes del anochecer ya que el mismo es el hábitat de una poderosa püloüi que se enfada con quienes perturban sus sueños.
Palaama’ana es respetado por la infinidad de leyendas que nuestros ancianos guardan de el.
Los restos mortales de una generación mas reciente, la cual comprende a un tiempo de 800 años aproximadamente, duermen en eternal descanso en el panteón tradicional de “Ipapüle, amuuyu laülasükat” o “Ipapüle el sepulcro antiguo” como designamos todos al camposanto Mayor, propiedad de los Juusayuu de Ipapure.

Referencia Histórica de Ipapüle: Desde Tiempos remotos los wayuu habitaban en errantes grupos claníles, los cuales organizados libraban batallas por la defensa de los territorios habitados ocasionalmente. Un clan destierra a aquellos antiguos habitantes de lo que hoy comprende el territorio ancestral llamado Ipapüle. Y estos se establecen en este lugar el cual declaran como territorio conquistado. Este clan permanece no por mucho tiempo, ya que el clan Juusayuu llega hasta Ipapüle. Los Juusayuu venían en busca de favorable tierras para su extensa cantidad de animales y riquezas, lo que les hacia ver muy poderosos, ante aquellos propietarios de Ipapüle. Haciendo gala de la mansedumbre que caracteriza el clan Juusayuu, la cual es representada por la Kasiwano’u (Culebra sabanera), la que describe, a los wayuu mansos de altivez bravía.
Los Juusayuu mandan la palabra y ofrecen una enorme cantidad de animales, a cambio de la heredad de este lugar. Los antiguos propietarios aceptan la atractiva oferta, ya que ella le representaba estabilidad económica y se marcharon dirigiéndose hacia Venezuela. De los antiguos propietarios de Ipapüle existe hasta hoy evidencias, ya que permanecían constantemente en guerra con otros clanes y esto les exigía considerables sacrificios, incluso constantemente cambiaban de clan para distraer a sus enemigos. Vivian en movilización permanente y en la cima del cerro de Ipapüle pernoctaban largas temporadas, evidencias de las que hoy quedan “nejepuse” algunos palos de los cuales colgaban sus chinchorros, y el “küliki” piedras donde cocinaban durante su permanencia en la cima del cerro resguardándose de sus enemigos. Ahora Ipapüle seria de propiedad de los Juusayuu, quienes llegaron con sus familias, sus innumerables animales y toda su fortuna, y ahora se establecerían en Ipapüle como el clan representativo de la riqueza y el poder en este territorio. Estos inmediatamente establecen normas de convivencia pacifica y cualquiera que quebrantare dichos cánones de seguridad, seria sancionado de acuerdo a los usos y costumbres del pueblo wayuu.
Existía en este territorio una singular e incomparable belleza natural que constituía un enorme atractivo a todos, lo que por supuesto la hacia muy apetecible. Este atractivo lo constituía, la curiosa posición estratégica de varios cerros alrededor de un wülopü (arroyo), donde se establecía un largo tramo del mismo, que con su afluente invernal regaría toda la zona, lo que de antemano garantizaría la subsistencia de los animales aún en tiempos de sequías prolongadas. Franja del territorio poseedora de una hermosa y tupida vegetación que para los niños de hoy es “laüla wülopü” o “el anciano bosque”.
En el tiempo transcurrido, el clan Juusayuu de Ipapüle se mantiene custodiando su territorio ancestral, dándole renombre a este ante la gran nación wayuu. La presencia de la Mujer wayuu en Ipapüle se mantiene en vigor efectivo en las decisiones de esta comunidad, ilustrando valores axiológicos y comunitarios, conocimiento importante para el intelecto wayuu, lo que se transfiere de generación en generación y garantiza la existencia de su grupo como tal.
Uno de sus líderes mas destacado fue Eleuterio “Yajaira” Paz Juusayuu el cual junto con Clara González Juusayuu, hija de una de sus tías maternas lo que según la concepción del pueblo wayuu la convierte en su hermana, estos, gobernaban con gran autoridad y sabiduría a Ipapüle y sus tradicionales rancherías las cuales desde entonces fueron: Warüle, Yotojolooin, Jurülapu, Wa’amoü, koushaloüliapü, waito’u, jasai, namunashitou, asinchapu, mekeralia, alanachon, si’ichulia, aliraa, territorio de la propiedad de estos donde corrian y se extendían libremente sus innumerables animales, los que eran administrados por sus “piuna” o siervos. Los Juusayuu ubican a cada uno de estos, sus criados con cada una de sus familias, en los distintos puntos que conformaban el territorio de Ipapüle.
Tíos maternos de ellos como Woome, con la sensatez y la prudencia de los mayores asisten a sus sobrinos en todos los asuntos de su ancestral Ipapüle. Muschon, Chikitin, hombres guerreros (hermanos de estos) también les asisten. El liderazgo de los lideres Clara y Yajaira desde entonces indicaba el perfecto equilibrio que se necesita para mantener orden en el territorio y en las organizaciones del pueblo wayuu, liderazgo que llevaron de tal forma a gobernar a un territorio habitado únicamente por indígenas wayuu el cual dieron a conocer, posesionándolo como un territorio de reconocida importancia en Colombia y en Venezuela. Estos líderes gobernaban su ancestral territorio, dotados de dones, condiciones y características especiales. Yajaira era un destacado guerrero en procura de la defensa y el respeto de los suyos, montando a caballo supervisaba cada zona de Ipapüle, monolingüe del wayuunaiki, pero reconocido y respetado por wayuu y alijunas, su hermana Clara en cambio era bilingüe de esta forma mantenían un balance en el liderazgo sobre Ipapüle. El liderazgo de estos wayuu educados únicamente en el seno familiar, habitando en un territorio étnico distante del casco urbano no fue afectado en todas sus expresiones culturales porque con sabiduría manejaron la constante dinámica que impone amistad con la cultura de contacto.
Desde entonces distintas instituciones del Estado hacen presencia en Ipapure, sus lideres gestionaban ante el gobierno nacional y ante el gobierno de Venezuela y era considerada entre las pocas rancherías prosperas de la alta Guajira, que en los años 20 ya contaba con Centro de Salud, Escuela, cuartel para el ejercito nacional, una destacada presencia turística y comercial y un gran renombre debido a la alta posición económica de sus nativos.
De manera destacada se reconoce a Yajaira del clan Juusayuu de Ipapüle en ser de los primeros pobladores de Maiko'u hoy Maicao. Registrado por investigadores e historiadores así: Llegan de IPAPURE, alta guajira, también en busca de buen sitio, de pastos para sus animales, el cacique Yajaira (Eleuterio Paz) y su señora Aminta González del clan Aapushana, que se instalan el la parte oriental que comprende el espacio entre las calles 13 y 16 sitio denominado Santa Lucia. (Pág. 27 Compendio Histórico de MAIKOU-MAICAO Manuel Palacio Tiller),
En la reciente creación del poblado de Maicao Ipapure interviene: “En 1933, se crea el primer puesto de policía de fronteras con unidades provenientes de Riohacha, Amaiceo e IPAPURE” (Pág. 43 Compendio Histórico de MAIKOU-MAICAO Manuel Palacio Tiller). Maicao ejercía desde entonces gran influencia en este territorio y en sus habitantes,“La noticia de un pueblo comercial fue más allá…El comercio de Maicao prosperaba…Los licores extranjeros y ranchos se traen desde IPAPURE, centro de depósito de las mercancías que llegan de Kijolu, Cojoro en la costa peninsular del golfo de Venezuela.(Pág. 115 Compendio Histórico de MAIKOU-MAICAO Manuel Palacio Tiller).
Algún tiempo después.“El control al puerto natural de Cojoro por las autoridades venezolanas se intensifica,Decae el negocio de mercancía extranjera…el poblado IPAPURE ya no presta garantía, no da seguridad a los comerciantes por la presencia permanente de la policía de fronteras del vecino país.”(Pag.116 Compendio Histórico de MAIKOU-MAICAO Manuel Palacio Tiller).
Ipapure despierta gran curiosidad en los alijunas y por eso…En 1912, los capuchinos propusieron fundar 3 orfelinatos más en la Goajira y otro en la Sierra Nevada, apenas se fundó uno, a mediados de los años 40 del siglo XX, en Uribia por iniciativa del Comisario, Mayor Sergio Leyva y dirigido por Hermanas Misioneras.A mediados de los años 40 del siglo XX, el padre José Agustín propuso, sin éxito, la construcción en IPAPURE y en las sabanas de Jarara en “donde se consiguen guajiroas casi primitivos” dos orfelinatos. (Pág. 93, Los Guajiros: "Hijos de Dios y la constitución", Vladimir Daza Villar)
Desde entonces estos guajiros "primitivos" no permitian quebranto a sus expresiones culturales ya que incluso no permitieron la total construcción de un internado catolico en Ipapüle, del que hoy existen cimientos como evidencias de un proyecto fracasado.
Sus líderes son reconocidos personajes en la sociedad wayuu como muy amigos de los alijunas amables, hospitalarios y excelentes anfitriones de estos, pero igual se mantenian firmes en la convicción de su identidad cultural. “Maicao no pierde su condición de lugar de tránsito y de trafico comercial de los comerciantes de la provincia de padilla que en arrias de burros y mulas venían desde…con tabaco en rama, y elaborado, panela, maíz, mochilas, chinchorros, hicos, café y partían rumbo a Maicao, de donde tomaban ruta con destino a Puerto López, nazareth, bordeando la geografía peninsular para tomar de regreso la flor de la guajira, Cojoro, IPAPURE y de vuelta a Maicao partían a su lugar de origen”. (Pág. 108,109 Compendio Histórico de MAIKOU-MAICAO Manuel Palacio Tiller).
Yajaira, hombre de prestigio, de honor y de casta, poseedor de amplio conocimiento cultural y tradicional, de quien se dice: Fueron indígenas que se destacaron en todo el sector por tener liderazgo y un gran espíritu hospitalario. Entre ellos debemos señalar…el viejo “Yajaira” Eleuterio Paz.” desde aquel entonces hasta hoy, nuestros abuelos establecieron la provincia de sus sueños en Maicao, como ruta firme, como itinerario seguro para los miembros de su clan, y para el futuro de Ipapure.
Doña Clara Gonzalez Juusayuu, con la sabiduria y la templanza dulce de la mujer wayuu, tiene sus hijos con un alijuna provinciano llamado Abraham Salas,(Quien en lomo de mula comerciaba por la alta guajira), de quien tiene sus hijos y sobrinos, (hijos de su hermana): Ricardo, Román, Ovidio, Domingo, Camilo, Aristides, Roberto,Francia y Anaís Salas Gonzalez del clan JUUSAYUU de Ipapüle, a quienes encomiendan, la noble tarea de cuidar a Ipapure y perpetuar su clan en la memoria historica del pueblo wayuu.
En esta época Ipapüle no se encuentra en un estado de pureza cultural bsoluta, sus jovenes ya se trasladan a realizar estudios en las grandes ciudades Colombianas y Venezolanas, algunos no regresan.
Muchos años después Ipapüle tiene un descenso, el que después exitosamente logra superar. Aunque en la sociedad wayuu no existe un poder central, los procesos administrativos referentes a IPAPURE tienen su espacio en el epicentro del territorio, donde tradicionalmente era la casa de los abuelos, "shipiapüle woushi" hoy se ubica la casa de asuntos comunitarios, la escuela, el centro de salud etc. Y donde por tradición familiar se han tomado las decisiones más importantes para el territorio.
Ipapure hoy continúa siendo administrada por los nietos, bisnietos de estos primeros lideres, y de generación en generación, en sus distintas épocas ha sido gobernada por el clan Juusayuu, manteniendo así su estirpe y dando vida a la provincia de los sueños de nuestros abuelos.
El Poeta amigo de Ipapure escribe: “Ya de regreso, en IPAPULE, el pájaro Utta canta: “Algo te acompaña que eres de el su única compañía” y volvió a reír, de la vida…y de ellos mismos, y se despeja el camino a sus espaldas… (Miguel Ángel López Hernández, premio casa de las Américas cuba año 2000)
Hoy Ipapure inspira a su pequeño poeta: "La luna llovió en Ipapure lluvia de chocolate, Cayó en todos los techos y en todas las ventanas Y a todos los niños de Ipapure. Todos los niños ensuciaron su uniforme de negro chocolate, Yo quiero el más grande, de la lluvia de chocolate en Ipapure".Ta’ainmajachi Juusayuu (Poseedor de mi corazón) (8 años, Marzo-2008).
Ipapure hoy sigue a paso firme, entre paisaje de piedras y de arena, con generaciones nuevas que hemos heredado las nuves, el viento y las estrellas del ancestral Ipapüle, y llenos de plenitud vivimos en el terruño amado de nuestros mayores.
Ipapure sigue siendo aún el valle de piedras, la patria de los vientos, cuna de la binacionalidad wayuu, el terruño amado...¡La provincia de los sueños de nuestros abuelos!

Escribieron: ANA A. IGUARAN P. Clan Juusayuu ipajusayu.@YAHOO.ES JISSIS PALLARES IGUARAN Ta’ainmajachi clan juusayuu Tainmajachi@hotmail.comMARLON JOEL PALLARES P. Docente de Ipapure Marpayapo@hotmail.comWILMER JOSE IGUARAN Clan Uliana Docente de Ipapure ulianakai@gmail.co

4 comentarios:

Maria del pilar malagon & Jairo Enrique Romero Paz dijo...

Felicitaciones por su trabajo investigativo, digno de imitación.

yul brinnir illidge a. dijo...

me gustó el trabajo realizado.
ojalá referencien otros incluyendo bibliografia.
Yul illidge Amaya

losarquitectos dijo...

Hola buenos dias, en este momento estamos realizando un proyecto en la Alta guajira, y me gusto mucho esta investigacion, me gustaria porde conversar para saber algunas otras cosas, reitero mi agrado por la informacion.

daniel moises serrano acosta dijo...

Felicidades excelente trabajo